Archivo del Autor: Luis Rubio

Viene lo bueno

Luis Rubio

Este será un año decisivo para México. Será la última oportunidad para el gobierno y la última oportunidad para la oposición. El choque entre ellos determinará si México sigue a la deriva o si encuentra un camino de salida ante el pésimo desempeño de ambos en los últimos dos años, pero, especialmente, por las torcidas preconcepciones y prejuicios ahistóricos que animan al presidente.

Los factores que determinarán el devenir de este año son muy claros. Lo que no es evidente es qué forma cobrarán, sobre todo porque mucho dependerá de la manera en que el presidente reaccione frente a las circunstancias y qué tanto (más) éstas se vayan complicando.

Ante todo, el gran imponderable serán las consecuencias sociales de la pandemia y de la lógica política de la vacunación. Hasta ahora, el gobierno ha estado muy tranquilo, suponiendo que la combinación de transferencias clientelares y un manejo cauto de las finanzas públicas bastará para evitar una gran crisis. Sin embargo, nada de eso atiende al monumental problema de desempleo y quiebra de empresas que arrojó la pandemia. Evidentemente, el gobierno no es culpable de la pandemia, pero no cabe ni la menor duda que suya será la cuenta de los platos rotos, parte por lo que no hizo al inicio y parte por su desdén hacia el virus y la población. La terca realidad no espera.

En segundo lugar, la coalición morenista es un ente por demás inestable desde su origen, a lo que se suman las agendas de grupos disímbolos y los intereses naturales de los aspirantes a la candidatura presidencial de 2024. La coalición sumó a grupos, fuerzas e intereses del más diverso origen, ideología y objetivos, condición necesaria para ganar la presidencia hace dos años. Sin embargo, las divergencias internas, los conflictos que ahí bregan y la total ausencia de institucionalización implican que la administración de ese ente complejo es casi imposible, lo que ya afecta su alineamiento de candidaturas pero, sobre todo, la dinámica política y del gobierno en los próximos tres años. Si bien todas sus fuerzas comparten el objetivo común de ganar la elección legislativa de junio, sus divergencias inexorablemente, poco a poco, irán ganando fuerza. Es de anticiparse que las agendas contrapuestas, muchas de ellas radicales, de las tribus morenistas consumirán buena parte del tiempo del presidente en el futuro mediato, con consecuencias potencialmente funestas.

Tercero, la corrupción fue quizá el factor nodal que le confirió la legitimidad ganadora al presidente en 2018, pero el actuar gubernamental no ha hecho nada por disminuirla, como ilustran innumerables ejemplos de corrupción dentro del propio gobierno y de Morena. Lo único evidente es que cambió el partido en el gobierno, pero no las prácticas tradicionales. En adición a lo anterior, el embate contra los expresidentes muy probablemente llevará más a ajustes de cuentas terminado el sexenio que a una exitosa persecución judicial, lo cual, incrementalmente, irá calando en el ánimo de los liderazgos morenistas, comenzando por el propio presidente. En ausencia de una estrategia para la erradicación de la corrupción desde sus causas, el gobierno estará tan expuesto en el futuro como lo están sus predecesores, si no es que más. Las revanchas no serán amables.

Cuarto, la popularidad del presidente sigue siendo elevada, lo que podría traducirse en un resultado electoral menos dañino de lo que ha sido la experiencia con los votantes desde que los votos se cuentan bien, al menos desde 1997. En cada intermedia desde entonces, el partido en el gobierno perdió terreno, en algunos casos dramáticamente. Con todo, es imposible que se repita la faena del 2018 tanto por la erosión natural que sufren los gobiernos en funciones como por las condiciones económicas en que llegaremos a junio próximo. Más allá de la popularidad, no es posible ignorar que la suma de votos para el legislativo de todos los partidos que postularon al hoy presidente quedó muy por debajo del 50% en 2018. Hasta una pequeña erosión en las preferencias cambia el panorama político de manera radical.

Finalmente, aunque todo en Morena es sobre el poder e intentarán preservar la paz interna en aras de ganar el congreso, las contradicciones internas son tan grandes que el gran factor de cohesión y contención, el presidente López Obrador, va a verse presionado desde todos los vértices. En un momento de emergencia económica y social como éste, en lugar de concordia y paz, el país sufrirá más polarización, conflicto y malas decisiones. Nada de eso ayudará al gobierno y menos al país.

Si uno extrapola del pasado, todo indica que el escenario más probable para Morena no será benigno en junio próximo. Desde luego, mucho dependerá de lo que hagan el gobierno y la oposición. El gobierno tiene el sartén por el mango y, de cambiar sus prejuicios dando un giro sensible en su estrategia económica y de polarización, el panorama podría serle menos negativo, aunque el tiempo apremia. Por su parte, si los partidos de oposición nominan candidatos susceptibles de ganar con una narrativa creíble y esperanzadora (y, desde luego, no se canibalizan unos a otros como en Puebla), el resultado abriría oportunidades para un mejor futuro después de 2024.

www.mexicoevalua.org

@lrubiof

a quick-translation of this article can be found at www.luisrubio.mx

 

 17 Ene. 2021

Contrastes

Luis Rubio

El conflicto es la esencia de la política, pues es ésta la que permite enfrentarlo, administrarlo y procesarlo. La diferencia más fundamental entre las sociedades que enfrentan conflicto radica en cómo lo resuelven, no en el hecho mismo de su existencia. Esta semana Washington fue un escaparate único de los dos lados del conflicto: su explosión y su resolución. “La medida de un país, escribió John Kampfner, no son las dificultades que enfrenta, sino cómo las supera.” ¿Cómo nos comparamos con eso los mexicanos?

Trump nunca fue un presidente normal. Desde su campaña para la presidencia se mostró como un retador de las instituciones y de la forma tradicional de hacer las cosas. Ahora se dedicó a negar el desenlace electoral y movilizó a sus seguidores para que forzaran un cambio en el resultado, incitándolas a tomar control del congreso, que con grandilocuencia se ha llegado a denominar la “capilla de la democracia.” En esto, Trump rompió con la esencia de la política democrática, que parte del principio de que los participantes de entrada aceptan las reglas del juego. A semejanza del presidente López Obrador, Trump sólo acepta reglas que le favorecen y, sin embargo, el caos que su actitud provocó no duró más que unas horas. Para la madrugada siguiente, Joe Biden había sido formalmente declarado presidente electo y numerosas publicaciones, incluyendo muchas favorables a Trump, pedían su renuncia.

Comportándose como un vulgar tercermundista que privilegia la lealtad sobre cualquier otra cosa, Trump seguramente imaginó que su partido y las personas a las que él había postulado o apoyado para diversos cargos, vendrían a su rescate. Lo impactante de las últimas semanas, pero normal en un país con instituciones sólidas que trascienden a las personas, es la forma en que se procesó el conflicto hasta superarlo. El listado de quienes fueron anulando sus recursos legales y políticos es más que revelador porque fueron republicanos quienes acabaron con los sueños de opio de Trump y sus malévolas tácticas.

Fueron en su mayoría jueces nombrados por Trump quienes rechazaron sus recursos legales para eliminar votos estado por estado. Fueron los jueces nominados por Trump a la Suprema Corte (en quienes presumiblemente Trump cifró sus esperanzas de que lo protegerían) quienes rechazaron sus llamados a la salvación. Fue el gobernador republicano de Georgia, a quien Trump apoyó para su elección, quien se negó a doblegarse ante la presión del presidente. Fue el líder republicano del senado, McConnell, quien se opuso a las maniobras que demandaba Trump para impedir la certificación de la elección de Biden.  Fue Tom Cotton, uno de los trumpistas más aguerridos, quien abiertamente condenó el actuar de Trump, quizá indicando que, una vez partiendo, Trump no será tan amenazante para los republicanos como muchos imaginan. Y, para terminar, fue el vicepresidente Pence, quizá el más sumiso y leal de sus colaboradores, quien se apegó a la norma constitucional para poner el último clavo en el féretro de la presidencia de Trump. Para terminar con la intentona violenta, las policías y guardia nacional no chistaron en cumplir con su responsabilidad de restablecer el orden para permitir que procediera el proceso legislativo.

En el proceso de elección estadounidense, estruendoso y conflictivo como pocos, triunfaron las instituciones y todas las personas quienes, como actores responsables, se apegaron a las reglas del juego porque esa es la esencia de la democracia y de su función. Por más que Trump presionó e hizo berrinches, sus propios allegados se distanciaron.

El contraste no podría ser mayor: en México, por al menos seis años entre 2006 y 2012, López Obrador paralizó a la política mexicana e impidió que su partido, el PRD, participara en los debates legislativos. Hoy en día, su única misión parece ser la de eliminar cualquier cosa que obstaculice su ansia de poder, así esto implique el empobrecimiento de la población, particularmente aquella que hizo posible, con su voto, que ganara la presidencia. Sus colaboradores, antes y ahora, se han comportado como leales servidores a su causa, jamás privilegiando a las instituciones y a los valores superiores del desarrollo del país. El contraste es impactante.

Estamos por iniciar el periodo de campañas para la renovación de la cámara de diputados, 15 gubernaturas y centenas de municipios y legislaturas locales. El presidente ha mostrado absoluta displicencia para las reglas del juego, la mayoría de las cuales fueron hechas a su medida. A pesar de ello, está empeñado en ganar los comicios al costo que sea, violando toda norma y principio no sólo democrático, sino de la más elemental civilidad. Ya no son sólo las instituciones: ahora es al diablo con el país. Recuerda aquella frase de Chou Enlai: “Todo bajo los cielos es un gran caos. La situación es excelente.”

Primero provoca el caos para después convertirlo en oportunidad. Lamentablemente, en contraste con nuestros vecinos norteños, aquí no hay instituciones que lo resistan ni suficientes funcionarios que estén dispuestos a hacerlas valer. AMLO tiene a México en vilo; Trump lo intentó, pero sus instituciones se lo impidieron. Enorme diferencia.

www.mexicoevalua.org
@lrubiof
a quick-translation of this article can be found at www.luisrubio.mx

10 Ene. 2021

Virus y salida

Luis Rubio

El virus y la potencial conclusión de la crisis sanitaria depende, en última instancia, de la ciencia, pues de ésta surgirán (confiadamente más temprano que tarde) los medicamentos para enfrentarlo o la vacuna para suprimirlo. No parece haber laboratorio serio en el mundo que no esté dedicando ingentes recursos a lograr estos objetivos, pero se trata de procesos por definición impredecibles porque siguen el método científico del ensayo y error, aprendiendo de lo que no funciona.

El descubrimiento, corazón de la ciencia, es un componente inherente a la naturaleza humana y precede por siglos a los procesos formales de investigación científica que hoy existen. Pensando en el fin de año, aquí van algunas ideas sobre descubrimiento que me parecieron llamativas.

Lo desconocido es lo más necesario para el intelecto

Emily Dickinson, 1876

La evolución ha hecho posible que nos de placer entender: quienes entiendan tienen mejor probabilidad de sobrevivir

Carl Sagan

Hay algo fascinante sobre la ciencia. Uno obtiene beneficios generosos de la conjetura sobre una inversión tan insignificante de hechos

Mark Twain, 1883

“Leer para vivir”, dice Flaubert en alguna parte de sus cartas, y dónde más vive uno, si no en una casa de paja, signos y símbolos hechos de la formación y remodelación de una sola vez. La historia es un registro de eventos (reinos perdidos y batallas ganadas, ciudades construidas e iglesias quemadas), pero también es el montón de compost de la civilización humana. El descubrimiento del presente en el pasado y del pasado en el presente, es la materia de la que están hechas nuestras vidas, nuestras libertades y nuestras búsquedas de felicidad.

Lewis H. Lapham

Descubrí hace pocos años, como muy bien lo sabe Vs. Alteza Serenísima, muchas peculiaridades en el cielo, inadvertidas hasta entonces las que ya por su novedad, ya por algunas consecuencias sujetas a ellas y opuestas a ciertas proposiciones naturales comúnmente recibidas en las escuelas de los filósofos, me trajeron la guerra de no pequeño número de profesores como si yo, por mi propia mano y para subvenir la naturaleza y las ciencias, hubiese colocado en el cielo tales cosas. Y, casi olvidando que la abundancia de verdades, concurre a la investigación, medro y afianzamiento de las disciplinas que no a su disminución o ruina y mostrando al mismo tiempo ser más proclives a sus personales opiniones que a las verdaderas diéronse maña para negar y eludir tales novedades que, de haber mirado con atención, quedaban aseguradas incluso por el dictamen de los sentidos. Intentaron, empero, diversas cosas, publicaron escritos atiborrados de yerros y, lo que fue más grave, sembrados de citas bíblicas entresacadas de pasajes no bien entendidos y marginales a los propósitos invocados… No con la misma facilidad se pueden mudar las conclusiones demostrativas acerca de las cosas de la naturaleza y del cielo como las opiniones acerca de lo que sea o no lícito en un contrato, en una hacienda o en un trueque.

Galileo, 1615

A principios de 1595, Johannes Kepler recibió una señal, si no de Dios mismo, seguramente de una deidad menor, una de esas cuya tarea es alentar a los elegidos de este mundo. Su puesto en la Stiftsschule llevaba consigo el título de creador de calendarios para la provincia de Estiria. El otoño anterior por un pago de veinte florines de las arcas públicas, había elaborado un calendario astrológico para el próximo año, prediciendo un gran frente frío y una invasión de los turcos. … Johannes estaba encantado con esta pronta vindicación de sus poderes… Oh, una señal, sí, seguramente. Se puso a trabajar en serio en el misterio cósmico. Todavía no tenía la solución; seguía planteando las preguntas. El primero de ellos fue: ¿Por qué hay solo seis planetas en el sistema solar? ¿Por qué no cinco, o siete, o mil para el caso? Nadie, hasta donde él sabía, había pensado preguntarlo antes. Se convirtió para él en el misterio fundamental. Incluso la formulación de tal pregunta le pareció un logro singular.

Graz, 1595

La mayoría de los malentendidos en el mundo podrían ser evitados si la gente simplemente se tomara el tiempo para preguntar: “¿qué otra cosas podría querer decir esto?

Shannon L. Alder

El científico no es la persona que da las respuestas correctas, sino quien hace las preguntas correctas

Claude Levi-Strauss

La vida está llena de preguntas sin respuesta, pero es la determinación de buscar esas preguntas lo que le sigue dando sentido a la vida. Uno puede pasarse la vida perdiéndose en la desesperación, meditando porqué fuiste tu quien condujo hacia el camino lleno de dolor, o ser agradecido que fuiste lo suficientemente fuerte para sobrevivirlo.

J.D. Stroube, Caged by Damnation

No puedo menos de temer que los hombres lleguen a mirar toda nueva teoría como un peligro, toda innovación como un trastorno, todo progreso social como el primer paso hacia una revolución, y rehúsen enteramente moverse por miedo a que se les arrastre.

Alexis de Tocqueville, 1840

¡Mil felicidades!

www.mexicoevalua.org
@lrubiof
a quick-translation of this article can be found at www.luisrubio.mx

 

REFORMA

 03 Ene. 2021 

Más lecturas

 Luis Rubio

Al recibir un importante reconocimiento, Sean Connery explicó que, viniendo de una familia modesta, la gran oportunidad de su vida se presentó cuando, a los cinco años, aprendió a leer. La lectura fue una de las grandes oportunidades del año del virus. Aquí van otros libros.

Pocos asuntos tan controvertidos como la política norteamericana, especialmente cuando se trata de sus impactos sobre el resto del mundo y, particularmente, sobre México. Las convulsiones que ha experimentado esa nación en su política exterior en los últimos años son trascendentes precisamente porque se trata de la única superpotencia, la que construyó el orden de la postguerra y que, en estos años, ha hecho todo por minarlo en lugar de reconstruirlo.

De mis lecturas de este año destacan particularmente dos sobre este asunto: en ¿Por qué estamos polarizados? Ezra Klein emprende un acucioso, profundo y convincente análisis sobre las causas y dinámicas de la polarización norteamericana. Siguiendo las estructuras y fracturas que caracterizan al sistema de partidos, muestra como cada uno de estos ha ido extremando sus posiciones, convirtiendo a la identidad social o particular en el gran factor diferenciador, al punto en que representan posturas irreconciliables. Lo que el autor no explica es cómo las posturas que para los seguidores de un partido son naturales tienen el efecto de alienar a los seguidores del otro, como ha ocurrido con Obama y Trump respectivamente.

En Estados Unidos en el mundo, Robert Zoellick describe los patrones que han guiado a la política exterior de su país, con un especial énfasis sobre los condicionamientos que han conformado las decisiones en la materia desde su independencia. Además de narrar la historia, incorpora una serie interminable de anécdotas, disputas específicas y circunstancias que hacen no sólo atractiva la lectura de un texto de suyo analítico y profundo, sino absorbente. La última parte, escrita a la luz de los acontecimientos de la última etapa de Trump, es particularmente relevante porque discute la transición de NAFTA al T-MEC, situándola en el contexto de Norteamérica. El libro concluye con una cita de Tocqueville que resalta el tono general: “La grandeza de Estados Unidos no radica en ser más ilustrada que cualquier otra nación, sino en su capacidad para reparar sus fallas.”

Samir Puri*, un exfuncionario de la diplomacia británica se dedica a analizar las consecuencias de los imperios que se desmoronaron en el siglo XX pero que dejaron en su cauce conflictos no resueltos, algunos irresolubles, que marcan al siglo XXI. A lo largo del libro estudia la dinámica geopolítica entre Rusia y las naciones de occidente, los cambios que experimenta el continente africano y las fuentes de conflictividad que caracterizan desde India hasta el medio oriente. En términos generales, Puri descarta una fácil reconciliación entre China y las naciones europeas o Estados Unidos, toda vez que los animan objetivos contradictorios. Destaca el conflicto entre EUA y China, sobre el cual anticipa “una era de interacción entre muchas visiones post imperiales, evidente en todo, desde la geopolítica hasta el comercio y los intercambios interculturales. En lugar de que el futuro sea Asia, contará con más calles bidireccionales de influencia recíproca entre diferentes nacionalidades.”

¿Qué explica las diferentes formas e historias de la democracia en distintas civilizaciones? Hay muchos estudios que comparan a Europa con Asia, pero pocos explican las diferencias de origen. En un libro extraordinario, El declive y ascenso de la democracia, David Stasavage plantea una hipótesis fascinante: los estados se desarrollaron como democracias o como autocracias dependiendo de la fortaleza o debilidad de los gobiernos que emergieron, en todo el mundo, desde su inicio. La democracia tendió a proliferar donde había un gobierno débil y tecnologías simples: donde no había instituciones fuertes, sobre todo una burocracia dedicada a cobrar impuestos, los gobernantes requerían del consentimiento de la población, como ocurrió en diversas regiones de Europa. En sentido contrario, donde la burocracia central era más fuerte, como en China, el consentimiento no era necesario, lo que dio lugar al ascenso de autocracias. Uno de los ejemplos más interesantes que rescata es la diferencia entre los tlaxcaltecas y los aztecas, atribuyéndole a los primeros una democracia temprana frente al centralismo autocrático de los segundos.

En La Economía de la Extorsión, Luis de la Calle explica la forma en que diversos mecanismos, costumbres y formas de conducir los asuntos públicos constituyen un lastre porque impiden que se eleve la productividad, disminuye el atractivo para que las empresas crezcan (sobre todo las informales) y condena al país al subdesarrollo. La extorsión, dice el autor, no es otra cosa que corrupción: el abuso del poder para beneficio personal y se manifiesta desde el momento en que un “viene viene” extorsiona para “cuidar” el automóvil hasta el burócrata que demanda una mordida o el líder sindical que amenaza con una huelga. Lo fascinante del libro es la diversidad de formas en que se da la extorsión y sus consecuentes impactos sociales, económicos y culturales.

*The Imperial Hangover

www.mexicoevalua.org
@lrubiof
a quick-translation of this article can be found at www.luisrubio.mx

https://www.reforma.com/aplicacioneslibre/preacceso/articulo/default.aspx?__rval=1&urlredirect=https://www.reforma.com/mas-lecturas-2020-12-27/op196373?pc=102&referer=7d616165662f3a3a6262623b6770737a6778743b767a783a–

  REFORMA

 27 Dic. 2020 

Mis lecturas 2020

 Luis Rubio

Terminé el año pasado leyendo un libro casi único en su género, y extraordinario en su trascendencia: la historia de dos revolucionarios vista por su hija. Hija de Revolucionarios, de Laurence Debray, cuenta la historia de sus padres antes de su nacimiento y a lo largo de su vida y lo que relata no es algo de lo que sus progenitores podrían estar orgullosos. Cuando las prioridades son la guerra y la lujuria, el prestigio personal y la influencia política, la hija queda siempre marginada. No hay acusación más brutal, directa e indisputable -y dolorosa- que la de una hija y los Debray acaban saliendo mal parados. Dicho eso, el libro cuenta detalles excepcionales de dos vidas extraordinarias, desde el encarcelamiento de su padre Regis en Bolivia cuando el Che Guevara andaba intentando prender la revolución, hasta la majestuosidad de sus abuelos y la historia igualmente fantástica de la madre, Elizabeth Burgos, y pasando por Fidel Castro, Hugo Chávez y los tejemanejes del gobierno francés.

Uno de los mejores libros que leí este año es “The Conservative Sensibility,” de George F. Will, un comentarista que lleva décadas escribiendo en periódicos y comentando en la televisión. Históricamente conservador, este libro parece ser su legado intelectual en el que abandona buena parte de las premisas del conservadurismo estadounidense para afirmarse como un liberal integral, pero no uno, al estilo libertario norteamericano, que decide alejarse de la civilización sino, al revés, uno convencido de la importancia de actuar en el mundo real, diagnosticar los problemas, proponer soluciones, criticar acciones gubernamentales y estar activo en las disputas centrales de las ideas que caracterizan a la sociedad.

En Instituciones, inequidad y sistema de privilegios en México, Cuauhtémoc López Guzmán, académico de la Universidad Autónoma de Baja California, escribe un espléndido ensayo sobre la incompleta transición en que quedó atorado México. Un párrafo resume su argumento: “Gobiernos corruptos, empresarios rentistas y violaciones al Estado de derecho en México son el resultado de un orden institucional depredador instaurado desde la colonia para el saqueo. La existencia hoy de rivales sustitutos del gobernante debería a ver terminado con la corrupción, pero todo parece indicar quela sustitución de gobernantes (alternancia) no ha modificado la conducta deshonesta, pues las oportunidades de enriquecimiento y los privilegios siguen inalterados.” El libro es especialmente relevante ahora que ya han estado en la presidencia las tres fuerzas políticas principales sin que se altere ni en una coma el sistema de privilegios. El problema está en otra parte.

Christopher Caldwell* escribe una de los mejores análisis que haya yo leído sobre el cambio político que ha caracterizado a EUA en las pasadas décadas. El corazón de su argumento es que la tan celebrada legislación en materia de derechos civiles de 1964, la que liberó a los negros y abrió una nueva era hacia la igualdad de oportunidades, también sembró la semilla de la división y alienación que ocurrieron algunas décadas después y que tuvieron el efecto de marginar particularmente a los hombres blancos. Una explicación histórica muy sofisticada de la brecha que aquella legislación abrió y que, medio siglo después, se materializó en la forma de Trump. Un análisis sin duda controversial, pero sumamente interesante y animado sobre la forma en que la política de identidad y la consagración de derechos y presupuestos para las minorías, creó una nueva minoría que acabó rebelándose en 2016 con la elección de Donald Trump.

Nadia Urbinati** argumenta que el populismo es una nueva forma de gobierno representativo, fundamentado en una relación directa entre el líder y quienes él (o ella) define como buenos. En contraste con la democracia representativa tradicional, donde el ganador de una elección representaba a todos por igual, el líder populista vive de ignorar a quienes considera sus adversarios, presionando con ello a toda la estructura constitucional existente, lo que abre la puerta al autoritarismo. El populismo resulta del crecimiento de la desigualdad, así como de la existencia de una “oligarquía rapaz” que se convierte en un blanco fácil en términos electorales. Su fortaleza radica en que rompe con las divisiones tradicionales de clases sociales e ideologías, pero su debilidad reside en que acaban depredando del mismo sistema al que atacaron y que los sostiene en el poder. Poderoso argumento.

La nueva lucha de clases*** de Michael Lind resume la perspectiva de los “olvidados” en la batalla que ha venido caracterizando a buena parte del mundo en la última década. Para Lind, la disputa es sobre el poder para decidir y éste ha sido concentrado en las últimas décadas en un sector de las sociedades que se caracteriza por sus credenciales formales (académicas, burocráticas o profesionales) lo que le confiere a sus integrantes una influencia desmedida sobre las decisiones. La solución radica en una democracia pluralista, presumiblemente una que no sea influenciada por profesionales de ningún tipo. Una oración resume su propuesta práctica: las “cuatro libertades neoliberales” (libre movimiento de personas, bienes, servicios y capital) deben ser reemplazados por las “cuatro regulaciones.”

*The Age of Entitlement, ** Me the People, ***The New Class War

www.mexicoevalua.org
@lrubiof
a quick-translation of this article can be found at www.luisrubio.mx

 REFORMA

(20 Dic. 2020).-

 

Déficit político

Luis Rubio

Para nadie es sorpresa que el mundo se está complicando de una manera dramática. Esto no es algo nuevo: por al menos una década, todos los referentes que caracterizaron al orbe en el último medio siglo se han venido erosionando, poniendo en duda o han sido eliminados. Esto que podemos observar en la política interna, ha venido ocurriendo en el mundo en general: baste ver fenómenos como el de Brexit, la elección de Trump en 2016, los gobiernos de ultraderecha en varias naciones europeas, los ataques a la Organización Mundial del Comercio y el súbito crecimiento de la migración en el mundo y sus repercusiones en las naciones desarrolladas, todo eso antes de la pandemia. Además, las fuentes de conflicto se han multiplicado y muchos de los factores de equilibrio que antes eran diversos y gozaban de amplia credibilidad, ahora prácticamente han desaparecido. El contexto, se podría decir, se ha alterado o, parafraseando a Einstein, “todo ha cambiado, excepto nuestra forma de pensar…”

Los cambios afectan a todas las naciones, pero cada una responde de acuerdo con sus circunstancias, posibilidades y condiciones. En algunos casos, su capacidad de respuesta depende de factores internos, en otras a circunstancias externas. El electorado de numerosas naciones ha tendido a polarizarse, eligiendo figuras que antes hubieran sido inconcebibles; sistemas políticos que antes arrojaban gobiernos enclenques, ahora hacen posible la emergencia de “hombres fuertes,” incluso en naciones con larga y profunda raigambre democrática que gozan de sólidos contrapesos. Lo que hace no mucho parecía imposible ahora es asunto cotidiano.

En México, tenemos un gobierno con enorme capacidad de acción que, sin embargo, ha respondido de maneras contrastantes ante fenómenos exteriores, como ilustra la aceptación abnegada de la negociación del TLC (lo que comenzó con el gobierno anterior que respondió, en esto, de manera idéntica al actual) frente al nuevo activismo (también contrastante) en los casos de Venezuela y Bolivia y la absurda reticencia a felicitar a Biden. Los países actúan según sus circunstancias tanto internas como externas: el gobierno mexicano ha reconocido su vulnerabilidad hacia el norte a la vez que se ha desplegado con inusitada confianza (y sustento interno, a pesar de la división que existe) en su actuar hacia el sur.

Pero una cosa es responder y otra, muy distinta, actuar. En la reciente presentación del texto México y Centroamérica: encuentro postergado* el connotado líder mundial en materia de migración, Demetrios Papademetriou hizo dos comentarios que son especialmente relevantes para el momento actual. Primero, refiriéndose a la migración, pero implicando a toda la complejidad que hoy caracteriza al mundo, dijo que los problemas que hoy enfrenta el mundo son solubles, pero su resolución requiere la cooperación entre gobiernos y, para eso, es necesario que las partes compartan una mínima confianza mutua. El problema, prosiguió, es que en la actualidad ningún gobierno cuenta con la confianza de su población y mucho menos hay confianza entre los propios gobiernos.

Para ningún mexicano es noticia que, en el asunto migratorio, México ha subordinado principios y prácticas añejas (algunas loables, otras menos) en aras de preservar objetivos superiores, como la viabilidad económica, cuando el presidente Trump amenazó imponer aranceles a las exportaciones si no limitaba el flujo de migrantes centroamericanos. A pesar de las críticas, el gobierno actuó de la única manera en que se podía y lo hizo menos por el hecho mismo de la asimetría de poder que por las potenciales consecuencias para las exportaciones y el mercado cambiario, que habrían destruido la estabilidad en un instante.

El segundo comentario del Dr. Papademetriou fue que los problemas tienen que resolverse con una estrategia cuidadosamente concebida y desarrollada, además de proactiva, porque, en sus palabras, “cuando uno trata de empatar, nunca puede lograrlo.”** Las soluciones resultan de un plan de acción que responde a la naturaleza específica de los problemas. Por más que quieran las naciones expulsoras de migrantes (o los americanos y europeos) no pueden alterar la realidad demográfica, cuyos patrones se miden en términos no de años sino de generaciones. Simple y sencillamente, los asuntos migratorios no se pueden resolver en el corto plazo aunque así lo quiera un presidente.

Esto también es cierto de México: los problemas que enfrentamos ciertamente se pueden agudizar por un nuevo conflicto bélico en el Medio Oriente, por la inseguridad centroamericana que expulse a más migrantes, por la interminable disputa chino-estadounidense o por un sinnúmero de factores fuera de nuestro control. Algunos de estos factores podrían convertirse en fuentes de oportunidad (el caso de China es obvio) pero también podría serlo un conflicto en la zona petrolera de Levante, siempre y cuando se deje de poner en entredicho la reforma energética, pues de otra forma nos quedaríamos como el famoso chino del cuento: “nomas milando.”

Las crisis son siempre fuentes de oportunidad, pero para asirlas es necesaria una clara disposición a cambiar criterios, obsesiones y dogmas. El déficit de hoy no es fiscal, sino político.

*http://consejomexicano.org/ **when you play catch-up, you never catch-up

www.mexicoevalua.org
@lrubiof

a quick-translation of this article can be found at www.luisrubio.mx

Contra natura

Luis Rubio

Dice el dicho que uno desafía a la naturaleza a su cuenta y riesgo. En materia económica, existe amplia evidencia de los riesgos que entraña desafiar los principios más elementales de la forma de ser de la humanidad. Dedicar la actividad gubernamental a reconstruir una era que quedó atrás y que no es recreable no puede más que conducir al fracaso. En términos llanos, ningún gobierno sobrevive cuando desafía el contexto en el que intenta conducir los asuntos públicos.

Tres momentos cambiaron al mundo de manera radical: la imprenta de Gutenberg, la revolución industrial y, más recientemente, la revolución digital. Cada uno de esos instantes transformó la existencia de la población y alteró todos los patrones y modos de vida. Así como es indudable que hubo alguien que siguió produciendo látigos para carruajes jalados por caballos cuando apareció el automóvil, es absurda la pretensión de reconstruir el terruño nostálgico del pasado en el umbral de la revolución digital que nos ha tocado vivir en la actualidad.

Cada uno de esos momentos transformadores vino acompañado de dislocaciones: la más evidente y conocida es la que experimentó el empleo cuando aparece la máquina de vapor. En cuestión de unos cuantos años, la forma de producir -esencialmente con personas asistidas por animales de carga- se transformó, dejando una estela de sufrimiento en la forma de pobreza, desempleo y desazón. Quien quiera que haya leído las desgarradoras crónicas de Charles Dickens puede apreciar el enorme costo humano que estos procesos de cambio entrañan y su recuerdo explica la reticencia a aceptar la inevitabilidad de lo que implica y, sobre todo, la impotencia de todo el mundo -individuos y gobiernos- frente a la fuerza imparable de una revolución así.

El momento que nos ha tocado vivir implica exactamente lo opuesto a lo que intenta hacer el gobierno. Para comenzar, el mañana se convirtió en ayer: hoy todo es interdependiente y nada espera; lo que ocurre en China o Francia nos afecta y puede desatar acciones que un minuto antes de ocurrir parecían inimaginables. Así como Brexit prácticamente aniquiló a los partidos políticos tradicionales, Morena emergió como un movimiento que, en unos cuantos años, desplazó a las fuerzas políticas existentes; ya nada es permanente y todo cambia: la única constante es que ya no hay constates.

En segundo lugar, el sistema educativo tradicional ha dejado de ser relevante en un mundo en el que las habilidades que demanda el mundo productivo cambian inexorablemente. Los viejos sindicatos de la educación seguirán protegiendo los intereses de pequeñas mafias o a los extremistas del gobierno actual, pero no son más que impedimentos al ajuste que los niños de hoy requieren para poder ser exitosos en el mundo al que se enfrentarán mucho antes de lo que cualquiera pudiera imaginar.

De la misma manera, el gobierno que antes era todopoderoso hoy no tiene más remedio, si quiere ser relevante, que administrar su debilidad, una debilidad estructural que no tiene que ver con la coyuntura inmediata, sino con la forma en que funcionan las comunicaciones, los mercados y las demandas ciudadanas. La clave radica en fortalecer y hacer eficaces las funciones primarias del gobierno (como seguridad y servicios clave) pues la pretensión de controlarlo todo no es más que otra quimera que desafía la madre naturaleza, es decir, la realidad. Peña lo intentó y ya vemos donde está hoy.

El reto es flexibilidad y adaptabilidad, no control y dogmatismo. Ciertamente, la riqueza está mal distribuida y la vida cotidiana deja mucho que desear, todo lo cual se manifiesta en un casi total cese de la movilidad social, el factor que le confirió al país décadas de progreso y estabilidad en el siglo pasado. La solución no radica en más gasto o mayor austeridad -o en la expectativa fantasmagórica de la siempre inasible reforma fiscal que todo lo resuelve- sino en un uso muy distinto de los recursos. Si el factor clave de éxito reside en la agregación de valor a través del conocimiento, es imposible no concluir que lo urgente es un giro radical en la naturaleza del sistema educativo y lo que eso implica para la justicia, la seguridad y el funcionamiento de los mercados.

Los cambios que México requiere para construir una plataforma de desarrollo acelerado son muchos y sin duda complejos, pero, para lograr su cometido, tienen que ser compatibles con el mundo de la era digital. El autoritarismo, el control, el desprecio a la educación y el rechazo a la naturaleza del mundo productivo en el siglo XXI son recetas reaccionarias que no harán sino empobrecer al país. La serie de reformas que ha emprendido el gobierno y las que planea llevar a cabo en los próximos meses son producto de nada más que nostalgia y resentimiento.

Todo ello impedirá el progreso, medido éste como se quiera, y provocará lo contrario a lo buscado porque implica, a final de cuentas, ignorar -y, por lo tanto, desafiar- a la realidad. No es un buen puerto de partida, por decir lo menos.

Por loable que pudiera ser pretender regresar a un tiempo menos convulso y acelerado, se trata de un esfuerzo vano que desafía la fuerza de la naturaleza y, por ello, entraña riesgos inconmensurables.

www.mexicoevalua.org
@lrubiof

a quick-translation of this article can be found at www.luisrubio.mx

 REFORMA

(22 Nov. 2020).-

Corrupción e impunidad

Luis Rubio

La pregunta clave es si la corrupción es un instrumento para el avance de un proyecto político o un mal que debe ser erradicado. Lo que es cierto es que no se pueden lograr los dos propósitos al mismo tiempo porque se trata de una flagrante contradicción: o se utiliza a la corrupción o se le persigue con el objeto de eliminarla del panorama. La evidencia a la fecha es que la corrupción es un instrumento en manos del gobierno para la consolidación de su base política y proyecto de poder.

La corrupción es un mal ancestral en nuestro país, pero no uno inexplicable. En términos históricos, hay dos factores que la promueven y arraigan. En primer lugar, el viejo sistema político postrevolucionario convirtió a la corrupción, ya de largo linaje para entonces, en un instrumento de poder. El régimen emergido de la épica revolucionaria requería crear un mecanismo que satisficiera a los liderazgos que habían sido parte del contingente ganador y, a la misma vez, consolidar un régimen hegemónico.

La clave de la solución radicó en el sistema de lealtades, nutrido por dos componentes: por un lado, el acceso a la corrupción y, por otro, las complicidades cruzadas. Lo primero permitía, en las palabras inmejorables del dicho todavía vigente, que “le hiciera justicia la Revolución,” arreglo verbal que permitía justificar cualquier cosa y excusar a quien robaba  como un servicio a la patria. Los puestos se asignaban con ese criterio: premiar la lealtad, lo que llevó a otro de los dichos tan reveladores: “no me des; sólo ponme donde hay.” Quien era nombrado director de adquisiciones de alguna secretaría o (mil veces mejor) de alguna paraestatal, sabía que no iba ahí para mejorar la productividad, sino a ser compensado por su lealtad.

El otro factor que promueve y, de hecho, hace posible, la corrupción, es la naturaleza del sistema legal que nos caracteriza. En México un inspector de obras de construcción sabe que su trabajo no depende de asegurarse que se hayan seguido los planos originales (o los autorizados), sino negociar con los constructores las diferencias que existan respecto al proyecto inicial. Es así como edificios que cuentan con una autorización de diez pisos acaban siendo de quince. Sin embargo, la culpa no es del inspector o del constructor, sino del sistema que le confiere tan vastas facultades discrecionales al inspector.

Esas facultades discrecionales acaban siendo arbitrarias porque no se apegan a ningún código, regulación o criterio previamente establecido y debidamente publicado (condiciones elementales de cualquier Estado de derecho). Las facultades con que cuenta un inspector se van magnificando en la medida en que uno sube la escala burocrática. En la legislación en materia de inversión extranjera que promulgó el gobierno de Echeverría (y cuyo título no dejaba duda de su objetivo: Ley para promover la inversión nacional y regular la inversión extranjera), el texto establecía prioridades y límites para cada tipo de inversión. Uno podía estar de acuerdo con los objetivos o no, pero el texto era claro en su propósito y pretendía conferirle certidumbre al potencial inversor. Sin embargo, la ley también incluía un artículo que le otorgaba al secretario respectivo facultades plenas para que, a su juicio, modificara los límites de participación establecidos en la ley. Con esas facultades, la ley dejaba de tener importancia, toda vez que la autoridad podía modificar su contenido en cualquier momento. El punto de fondo es que esas facultades discrecionales han sido siempre una fuente de corrupción dentro del gobierno, entre particulares y el gobierno y entre particulares.

La corrupción adquiere muchas formas en el país y no todas involucran dinero. El aprovechamiento de recursos públicos, el uso del presupuesto, la compra de terrenos donde pasará una carretera y tantos otros medios de enriquecimiento tradicional son parte intrínseca de lo que ha sido México y no hay un solo partido político que salga invicto de ello, incluyendo al que gobierna en la actualidad. El uso de recursos públicos para nutrir clientelas es corrupción pura y dura.

Además de los medios tradicionales de corrupción, ahora se suman otros prominentes (si bien no nuevos): el perdón -y purificación- de funcionarios corruptos o empresarios cercanos; la destrucción de instituciones; la eliminación de proyectos clave para niños y sus mamás (como las estancias infantiles) o la disponibilidad de medicamentos. Todas estas son manifestaciones de corrupción que siguen gozando de plena impunidad.

Las dos fuentes clave de corrupción –la naturaleza de la ley y el pago de lealtades- se pueden erradicar porque ambas surgen de factores conocidos y, al menos en principio, modificables. Pero nada de eso se está haciendo. El encarcelamiento de una exsecretaria o el uso del púlpito para atacar supuestos adversarios en nada se diferencia de las prácticas de antaño. Se trata de un escarmiento y no de un proceso de erradicación del fenómeno: se actúa con un criterio acomodaticio, no de acuerdo con lo que marca la ley.

La retórica cambia, pero la corrupción persiste: se trata, como siempre en el periodo post revolucionario, de la consolidación del poder. Nada más.

www.mexicoevalua.org
@lrubiof
a quick-translation of this article can be found at www.luisrubio.mx

REFORMA
15 Nov. 2020